Publicidad

La publicidad persuade, cautiva las emociones y convence al intelecto.

Existen dos categorías de clientes, aquellos que compran para vivir nuevas experiencias, por medio de los productos y servicios basado en impulsos emocionales. A su vez hay clientes que investigan y requieren de evidencias y datos para respaldar su decisión de compra. Es importante identificar el grupo predominante dentro del target al que se va dirigir para realizar la estrategia publicitaria correcta.